Relación del hígado con la salud del útero y los ovarios


Solemos creer o pensar que cada cosa opera por separado en nuestro cuerpo y creo que pocas veces podríamos llegarnos a preguntar si unos quistes en los ovarios o un desorden hormonal manifestado en nuestra menstruación tendrían o no que ver con alguna otra función vital del organismo. Ante un problema bien sea en útero, ovarios, trompas uterinas, vagina o vulva acudimos a la ginecología que en una gran medida trata de ayudar a resolver los retos en la salud femenina en torno al sistema reproductivo quedándose sólo ahí, en el micro universo que constituyen estos órganos, pero en ocasiones con pocas miras a una visión más global. Es lo que suele suceder en los casos de ovarios poliquísticos y las amenorreas, dos situaciones en las que se centrará este post en relación a su conexión con la salud y buen funcionamiento del hígado, la glándula y órgano más grande del cuerpo humano.


Desde la Medicina Tradicional China, al hígado se le relaciona como al órgano capaz de depurar la sangre y de distribuir la energía vital (la misma sangre) a todos los demás órganos y tejidos. También desde distintas perspectivas y formas de la medicina naturista se le asocia con el procesamiento de la rabia, la frustración, la cólera y la ira. Finalmente, es el hígado el rincón del cuerpo humano encargado de más de 300 reacciones metabólicas importantes para el equilibrio y la llamada homeostasis y no creo que sea casual que se le asocie al elemento fuego, es literalmente una hoguera donde operan y "maduran" los procesos metabólicos.

Dado que nuestro hígado procesa los nutrientes que le llegan luego de la absorción de los mismos desde el intestino, se porta como una especie de central de abastos que dirige la dinámica metabólica, coordinado a las necesidades nutritivas y también las de eliminación de toxinas del cuerpo. El hígado debe distribuir su carga energética constante entre dos grupos o tipos de funciones: aquellas indispensables para la vida y aquellas que no. Respirar, mantener un sistema de excreción, al corazón bombeando sangre y al cerebro funcionando, son funciones prioritarias y que están por encima de otros procesos metabólicos que de no llevarse a cabo no acabarían con la vida, y dos de ellos son justamente la ovulación y la menstruación.

Si el hígado se confronta a un metabolismo cargado, donde priman las toxinas, donde la carga energética de procesamiento de nutrientes son altos y hay pocas oportunidades de depuración, dará prioridad a los procesos vitales y desplazará y relegará a aquellos que de no funcionar bien no nos van a matar, les podrá brindar menor "atención" y la ovulación es una de las funciones más afectadas en estos casos. Ovular es el resultado de un proceso de maduración de los folículos ováricos por estimulación hormonal, y es un proceso que consume energía y requiere literalmente de coordinación entre el sistema endocrino y el reproductivo. Si los ovocitos crecen y maduran pero finalmente no son expulsados de los ovarios como proceso natural y cíclico y se quedan justo ahí enquistados, existe una deficiencia de la fuerza metabólica, algo semejante a lo que pasa en un útero que no menstrúa, su capacidad regenerativa del tejido endometrial es deficiente y mucho más su capacidad de eliminar dicho tejido, acción que también implica coordinación hormonal y fuerza metabólica.

La deficiencia metabólica puede venir por un hígado sobrecargado, que debe procesar medicamentos, colorantes artificiales de las comidas, excesos de azúcares, depurar junto a los riñones la sangre y además crear más de 1000 metabolitos o moléculas importantes para la bioquímica del sistema inmune, endocrino y digestivo por poner tan sólo algunos ejemplos, eso sin hablar a detalle del procesamiento de las emociones que en gran medida se quedan reprimidas en nuestro ser. Por todo esto, el hígado es un órgano que requiere ser limpiado y depurado cada tanto, y he notado un impacto muy positivo de la limpieza hepática y de su vecina la vesícula biliar en la recuperación de la salud uterina y ovárica. Mujeres que presentan síndrome de ovarios poliquísticos y amenorreas experimentan mejoría y re establecimiento de la ovulación y de la vitalidad uterina tras una buena limpieza del hígado y vías biliares. Es como si tras limpiar el hígado se destaponaran sus vías para poder a través de ellas enviar energía vital, renovada y recargada a los ovarios y al útero para conllevarlos a llevar a cabo su ciclicidad.

Una limpieza hepática no debe ser sólo un procedimiento limitado a unos cuantos días bajo el uso de estimulantes para la eliminación del exceso de grasa y toxinas contenido en él, implica llevar a cabo una dieta que corresponda con las necesidades energéticas propias de cada persona para que pueda dar lugar a su demanda de nutrientes pero que no sobrecargue a los sistemas con acumulación y excesos, como sucede cuando hay alto consumo de carbohidratos, el poco o ningún consumo de fibra soluble, baja ingesta de agua y sobrecarga por comer demasiados alimentos industrializados.

En mis consultas con mujeres por cualquier motivo de salud, son alrededor del 85% quienes relatan que han tenido algún problema relacionado a su sistema ginecológico y de ellas casi todas llevan malos hábitos alimenticios y sobrecarga metabólica en algún momento de sus vidas. Tras adquirir conciencia de lo que puede suceder en torno a la relación de su hígado con el resto de su organismo, la adaptación a estilos de vida más saludables y una limpieza hepática y de vías biliares, podría decir que más del 70% de ellas evidencia mejoría y puede constatarlo al realizarse una ecografía transvaginal que demuestra que hay reducción de los quistes, o sobrevienen ciclos hormonales en que ellas mismas sienten a su ovulación y que sus menstruaciones se regulan o aparecen. La tarea sin embargo, no es sólo del hígado, todo esto va de la mano con ser conscientes de la naturaleza cíclica del sistema ginecológico y comprender que esta ciclicidad es la base para la salud.


Más adelante compartiré sobre las plantas medicinales que pueden ayudarnos a depurar el hígado.

Con amor,

Luisa Ospina Medina

Microbióloga y Bioanalista

Registro Profesional: 5-4361-13 (Secretaría Seccional de Salud y Proteccion Social de Antioquia)

Magister en Biología

Universidad de Antioquia

Terapeuta Naturista

366 vistas
 

©2019 por Flor Médica. Creada con Wix.com